La importancia de una buena educación sexual (parte 2)

¡Hola a todas y todos! Aquí estamos una semana más, espero que estéis bien. Hoy vamos a acabar el tema que empezamos la vez anterior, que nos quedaron dos puntos por explicar. Y no me enrollo más, empezamos ya:


Antes de ir con los dos puntos restantes, haremos un pequeño resumen de lo hablado el post anterior.

Primero, una educación sexual es necesaria. ¿Por qué? Pues porque necesitamos una sociedad sexualmente más sana, aún hay una muy fuerte cultura de la violación y normalizada. Además, no es solo para eso, es para que los jóvenes se acepten más a ellos y a los demás, para que tengan una buena base de información y para que puedan disfrutar del sexo sin sentirse mal o reprimidos.

A la hora de hablar con los más jóvenes sobre sexo, sexualidad y educación sexual, hay ciertos puntos que podemos seguir (y debemos) para hacer que la conversación quede algo más fluida y sobretodo para que tengan claros. Son puntos que tenemos que hacer que entiendan y asimilen a la vez que nos sirven de pequeño guión.

El primer punto del que hablamos es que la pornografía es ficción, no es educación ni debemos dejar que les sirva de inspiración o de base informativa sobre sexo. El porno está hecho para entretener y bajo una cultura bastante misógina en su gran mayoría. Les tenemos que hacer ver que no pueden tener el porno como referencia y que deben informarse bien y saber contrastar en internet.

El segundo punto es sobre el autoconocimiento. El resumen sería que si no nos conocemos nosotros mismos lo suficientemente bien como para saber darnos placer, ¿cómo vamos a esperar que una persona ajena lo consiga? Además, si nos conocemos lo suficientemente bien, podemos comunicarnos con la otra persona para que consiga tocar las teclas correctas y así disfrutar ambos.

Ahora seguimos con los dos siguientes puntos: la autoaceptación y el respeto mutuo. Dos puntos que me parecen también muy importantes y que, bien tratados y hablados, pueden ayudar mucho a la salud sexual y mental de los jóvenes.

  1. La autoaceptación ya no es importante solo a niveles sexuales, sino que se puede aplicar también en materia de salud mental. Pero centrándonos en nuestro campo, ¿por qué es importante que se acepten como son y, además, que acepten los cuerpos de los demás? Pues precisamente porque uno de los pilares más importantes en el sexo es el respeto y la aceptación. Si conseguimos que se acepten y se quieran tal y como son, conseguiremos que disfruten del sexo mucho más. Estarán libres de presiones y ataduras.En este aspecto, el porno también ha hecho mucho daño: que si penes grandes, que si todas y todos debemos estar depilados y rasurados para ser considerados sexis y bien vistos, cuerpos perfectos de infarto… Pues tened bien claro que no, no es necesario todo eso. Hemos creado tales expectativas a la hora de tener sexo que nos centramos más en cómo nos vemos o cómo vemos a los demás que no nos centramos en lo realmente importante: el sexo, el placer, la diversión, la comunicación, el respeto. Si dejamos de intentar vernos perfectos por fuera y nos centramos en los demás aspectos, será entonces cuando realmente encontremos el verdadero placer y diversión dentro del sexo. Porque el sexo no va de dos cuerpos perfectos sino más de una unión personal, una conexión entre personas que va más allá de dos cuerpos increíbles de alto estándar de belleza.
  2. Y como último punto, pero no menos importante, tenemos el respeto mutuo. Este punto es también de suma importancia, porque aquí tenemos que hacerles ver que cada uno tiene gustos y deseos completamente diferentes y no por eso se tienen que avergonzar o tienen que ser motivo de burla o menosprecio. Igual que a alguien le pueden gustar las comedias románticas y a otra persona el terror psicológico, en el sexo es lo mismo.Y lo más importante, aquí intentamos que no se sientan mal ni incómodos con sus gustos, no tienen nada de malo. Pues eso es una de las mejores cosas del sexo: la variedad y la diversidad. Pero importante, nada de esto sirve si no marcamos que se tiene que realizar todo desde el respeto hacia la otra persona. Y aclaro esto porque, por ejemplo, no es malo que le guste el BDSM en ninguna de sus ramas mientras se practique con respeto y seguridad. Y pongo el BDSM como ejemplo porque mucha gente cree que es una práctica sexual exenta de respeto, basada en la humillación y las vejaciones, pero nada más lejos de la realidad (aunque ya haremos un post hablando sobre este tema, que da para rato).

    En resumen: no se tienen que sentir mal con sus gustos sexuales, pues esto es como todo ¡para gustos, culos! Y esto no se aplica a según qué filias ni gustos como la pedofilia o prácticas con dudosa o nula base moral y dañina.

Y cómo último, me gustaría hacer una reflexión. Mucha gente pensará: ¿si se supone que ya se enseña educación sexual en la escuela, es necesario que en casa hablemos de eso? Pues sí, obvio. Puede parecer una pregunta tonta, pero es muy recurrente. La escuela no es un sustituto a la educación en casa, sino más bien un complemento. Ambas educaciones, ambas fuentes son necesarias y por eso deben trabajar todos a una. Y debemos asegurar lo máximo posible una formación para ambas partes, para que si una dice X, la otra le apoye y no diga B y niegue X.

Y hasta aquí el artículo de hoy, espero que os haya gustado la segunda parte y que con esto podáis tener una pequeña guía de cómo hablar de sexo y educación sexual con vuestros jóvenes. Otro día hablaremos un los tres mayores problemas que pueden tener los jóvenes en relación a su sexualidad: la identidad sexual, la orientación sexual y cómo transmitir o expresar el deseo de cada uno. Pero vamos poco a poco. ¡Muchas gracias por leer hasta aquí y espero que os sea útil!

Y recordad: ¡esto es mucho más que sexo!

Abrir chat