La importancia de la alimentación en el sexo

¡Hola a todas! ¿Cómo estáis? Espero que bien y que estéis disfrutando de este tiempo genial que estamos teniendo, aprovechad el sol y recargad energías para el verano que os lo merecéis. Hoy os traemos un tema interesante que en algún momento todas nos hemos parado a pensar y nos hemos preguntado: ¿Puedo cambiar el olor de mi vagina, el sabor del flujo y el sabor del semen? Pues la respuesta es ¡sí! Se puede con ayuda de algunos alimentos, pues la alimentación juega un papel crucial, no solo para nuestra salud y mantenernos en forma, sino para nuestra salud sexual también. Si queréis saber algunos de esos alimentos, ¡seguid leyendo!


El sexo oral es una de las prácticas más recurrentes y una fuente de diversión y placer que pocas cosas le igualan. Y no solo es placentera, sino que tiene una versatilidad que está a otro nivel. También es una de las prácticas víctima de multitud de fantasías, siempre que pensamos o hablamos de sexo, en algún momento o en alguna parte de nuestro pensamiento hay una zona reservada al sexo oral. Y es que a muchas personas nos gusta (o más bien, encanta) dicha práctica. Pero a todos, en algún punto de nuestra vida, nos surge un pensamiento al respecto: ¿sabe bien mi semen? ¿huele bien mi vagina? ¿cómo sabe mi flujo vaginal? Y la pregunta más importante ¿cómo puedo cambiarlo?

Hoy nos dedicaremos a hablar de la importancia de la alimentación, de una dieta sana, en relación con la calidad de nuestros flujos y el sabor de estos. Os diremos algunos alimentos que os pueden ayudar a mejorar el sabor y así hacer que ambas partes disfruten, porque si el sabor es malo la parte que realiza el sexo oral no estará cómoda, ni querrá volver a practicarlo. No queremos decir que con tomar uno de estos alimentos, mágicamente de un día para otro, nuestros flujos sean el néctar de los dioses, pero sí que podemos mejorar un poquito su sabor.

Alimentos que mejoran el sabor del semen y los fluidos vaginales

Alimentos ricos en clorofila como el apio, el trigo, el perejil… nos ayudará a potenciar un sabor más dulce. También podemos comer canela, lima, limón, menta, arroz, patata o pan.

Para un sabor más neutro, ni dulce ni salado, la clave está en los vegetales verdes como ensaladas, vegetales hervidos o vegetales a la plancha. Esto ayudará a controlar un poco el pH de su flujo.

Si el sabor es más bien amargo, para reducirlo es recomendable que ingiramos alimentos que tengan que ver con azúcares naturales, es decir, frutas. Las más recomendadas son la piña y el melón (ya que son frutas diuréticas), pero también podemos comer fresas, arándanos o melocotón, para reducir la viscosidad del flujo.

También es muy importante mantenerse bien hidratado, además, si tienes vagina y quieres reducir el olor que esta produce, te recomendamos que uses cremas corporales que no tengan alcohol. Además, si usas geles íntimos, intenta que no sean antisépticos porque si son antisépticos no son buenos porque matan gérmenes y en la vagina hay gérmenes: hay buenos y hay malos. Los geles antisépticos no diferencian y matan ambos. Esto hace que los gérmenes necesarios desaparezcan y se desajusta el PH. Debe existir un equilibrio de gérmenes dentro de la vagina.

Alimentos que empeoran el sabor del semen y los fluidos vaginales

Si el sabor es amargo y queremos evitarlo, o prevenirlo, mejor que nos olvidemos del alcohol, la nicotina y la cafeína, pues potencian dicho sabor. Tampoco ayudan, como es lógico, los alimentos con exceso de grasa ni la comida industrial. Además, aunque más arriba hemos recomendado vegetales, hay algunos como la col, la coliflor, los espárragos o las espinacas que no ayudan a que el sabor del flujo sea agradable.

Los lácteos procedentes de leche de vaca también empeoran el sabor de los fluidos vaginales y del semen, por lo que puedes sustituirlos por lácteos vegetales como la leche de soja, de avena, de almendras, o de coco.

Otros consejos que te podemos dar para disfrutar del sexo oral y evitar los malos sabores son:

– Usar caramelos previamente de sabores fuertes. Si no te la quieres jugar por los riesgos que conlleva (atragantarte o que acabe en otro sitio poco agradable e inesperado) te recomendamos nuestras mentas del placer para tener una experiencia más intensa y así disfrutar más del sexo oral.

– Mantener una buena higiene, la zona limpia y aseada, de forma continua (no solo en los momentos previos de mantener relaciones) y usar cremas corporales sin alcohol ni geles antisépticos.

– Usar lubricantes de sabores con base agua para disfrutar aún más y aportar un poco de juego al momento.

Por último, antes de acabar, queríamos recordar que el sexo oral es una de las prácticas con más riesgo de transmitir enfermedades e infecciones, por lo que siempre es recomendable usar preservativo (hay de sabores para así disfrutar más y evitar malos olores a su vez). Y hasta aquí el artículo de hoy. Esperamos que os haya gustado y que os sirva un poco para haceros una dieta sana si queréis cambiar el olor y el sabor de vuestros flujos. También deseamos que tengáis buen sexo oral, que siempre es bien recibido y todas nos merecemos que nos hagan volar ahí abajo. Nos vemos en el siguiente artículo, ¡hasta otra!

Y recordad: esto es mucho más que sexo.

Abrir chat