Hablemos de… 8 de agosto, Día Internacional del Orgasmo Femenino

¡Hola a todas de nuevo! ¿Qué tal estáis? ¿Cómo va el verano? Espero que os esté yendo todo genial. El verano es una época perfecta para relajarse, disfrutar y aprovechar el tiempo libre que podemos tener para hacer esas cosas que tanto nos gustan. Y nosotras esperamos que también lo estéis aprovechando para explorar y disfrutar, que el verano es una época ideal para desahogarse, relajarse, experimentar y hacer alguna que otra locura (con cabeza siempre, por supuesto). Y en esta época tan especial, no podemos hacer otra cosa que hincapié en la tremenda importancia de la educación sexual. Y aprovechamos hoy porque es un día especial del que poca gente tiene conocimiento. Hoy es 8 de agosto, Día Internacional del Orgasmo Femenino.

El orgasmo femenino es un tema tan desconocido como complejo. Desde siempre, el único orgasmo que ha importado en la sociedad ha sido el masculino, por la sociedad y el sistema heteropatriarcal que tenía dominado el mundo. Por suerte, poco a poco estamos trabajando para destronarlo y para eso nos hace falta educación, información y más educación. Por eso hoy es un día tan importante, porque el orgasmo femenino es un tema tan interesante como profundo. También es algo de lo que sabemos bastante pero también desconocemos en gran medida. Cada día se está investigando para poder llegar a conocerlo en profundidad. Hoy nos centraremos en su Día Internacional, pero en otra entrada más adelante hablaremos de cómo afecta fisiológica y mentalmente el orgasmo en el cuerpo. Dicho esto, ¡empecemos!


¿De dónde viene el Día internacional del Orgasmo Femenino? ¿Quién lo promovió? ¿Por qué? Son las primeras preguntas que se nos vienen a la cabeza, como es natural. Pero antes de eso, ¿sabemos a qué nos referimos cuando hablamos de orgasmo femenino? Porque el masculino lo tenemos muy fácil, un signo evidente de haber llegado es la eyaculación. Aunque también se puede llegar al orgasmo sin eyacular (como pasa con la estimulación del punto P o por eyaculación retardada) y eyacular sin llegar al orgasmo (anorgasmia), lo más común es eyacular al llegar al orgasmo.

Ahora bien, el orgasmo femenino no es tan “simple”. Mucha gente (sobre todo gente con pene) cree que el orgasmo de una persona con vagina tiene que ir acompañada de squirt o eyaculación, si no es que no ha llegado al orgasmo y no pararán hasta conseguirlo (o simplemente, en el peor de los casos, en cuanto esa persona haya eyaculado/llegado al orgasmo decida que ahí acaba toda relación sexual y todo el mundo contento). Las personas con vagina tienen dos tipos de “fluidos sexuales” por decirlo de alguna forma: el squirt (del que hablamos aquí) y la eyaculación. Pero ninguno de ellos son necesarios en el orgasmo. De hecho, la definición más clásica del orgasmo femenino es la siguiente: consiste en un pico sensorial, variable y transitorio, de intenso placer que crea un estado alterado de conciencia, que inicia con salvas de contracciones involuntarias, rítmicas, de la musculatura pélvica estriada circunvaginal, con la presencia concomitante de contracciones uterinas, anales y miotonía; dichas contracciones resuelven parcial o totalmente la vasocongestión regional, sexualmente inducida, para devenir todo ello en una sensación ulterior de bienestar y contento. Pero para ponerlo en palabras más sencillas, sería como una descarga de tensiones neuromusculares que vienen junto a diferentes sensaciones de intenso placer que pueden alterar el estado físico y mental de una persona provocando un estado y sensación únicos. Algunos cambios fisiológicos que conlleva son: elevación del útero, dilatación y aumento del tamaño de la vulva, erección del clítoris, rubor sexual (coloración rosa en el rostro o el pecho y elevación de los umbrales de dolor en algunas partes del cuerpo entre otras. Además, no existe un solo tipo de orgasmo femenino, hay diferentes tipos. Algunos son: clitoriano, anal, multiorgasmo, mental, coregasmo, punto G, punto U, punto A, punto K. Y aún habiendo tantos tipos diferentes de orgasmos (y algunos más que no hemos nombrado), se estima que entre un 10-15% de las personas con vagina jamás ha experimentado uno y aproximadamente la mitad no están satisfechas con la frecuencia con la que alcanzan uno.

En otro artículo ya hablaremos sobre todos estos tipos de orgasmos, cómo se dan, qué provocan y todo lo relacionado con ellos, pero ahora que lo hemos introducido un poco vamos al punto central del artículo: el Día Internacional del Orgasmo Femenino. Se celebra desde 2006, cuando se originó en Esperantina, un pueblo de Brasil. Todo se debe al concejal José Arimateia Dantas Lacerda quien, a raíz de un estudio de la Universidad Federal de Piauí, descubrió que el 28% de las personas con vagina de esa región eran incapaces de llegar al orgasmo. El concejal conluyó que estos resultados demostraban un grave problema de salud pública. Durante mucho tiempo, como ya hemos dicho muchas veces, el tema de la sexualidad ha sido un tabú. Pero en el caso de la sexualidad femenina ha sido mucho más extremo, porque como ya hemos dicho con anterioridad, desde casi siempre se ha dado que la persona con pene se centra única y exclusivamente en su propio placer, como si fuese el único que importa, y se olvida de su pareja. Y a todo esto tenemos que añadir talvez uno de los mayores problemas derivados de la cultura del tabú en el sexo: la falta de autoconocimiento sobre nuestros propios cuerpos.

Cuando el concejal sometió el tema a discusión, él expuso que era muy difícil abrir la cabeza de una mujer para que ella luche por su propio placer, sobre todo, cuando nadie las educa sobre la sexualidad femenina y se siguen discutiendo con ciertas reservas temas como la eyaculación precoz, la frigidez y el placer en la tercera edad. Con el tiempo y, gracias sobre todo a las redes sociales, el Día Internacional del Orgasmo Femenino se popularizó y actualmente es una fecha que se celebra en todo el mundo.

Y es que es un tema importantísimo, porque no solo todas tenemos derecho al placer, sino que además el orgasmo tiene varios beneficios:

  • Actualmente se ha descubierto que el tener una vida sexual sana y cargada de varios orgasmos, puede influir en la salud mental de la mujer, evitando enfermedades como demencia senil, alzhéimer o cualquier otro mal del cerebro.
  • El orgasmo también puede ser una terapia excelente si sufres de migrañas o cualquier tipo de dolores de cabeza.
  • Durante un orgasmo, una mujer aumenta su umbral del dolor en 107%, lo que equivaldría a sufrir una fractura de hueso y ni darte por enterada.
  • Los orgasmos también influyen en los niveles de felicidad de la mujer, ya que le convierten en alguien mucho más segura de sí misma y que conoce a la perfección sus capacidades y limitaciones.
  • El orgasmo tiene muchos otros beneficios: disminuye el estrés, favorece el sueño, mejora tu flujo sanguíneo ya que es una actividad aeróbica, mejora la piel y te hace sentir más joven.

Y bueno, hasta aquí el artículo de hoy. Este es un tema muy interesante a la par que complejo. Hoy hemos visto los orígenes de este día pero más adelante haremos otros artículos como mitos y verdades del orgasmo femenino, tipos de orgasmos, cómo afecta en nuestros cuerpos y cerebros… Así que estad atentas y atentos. Para acabar, nos gustaría remarcar la importancia de la autoexploración y el conocimiento de una misma, para así no solo tener un mayor placer nosotras mismas, sino ayudar a que la otra persona sea capaz de darnos ese placer también. Comunicación, educación sexual, autoexploración y autoconocimiento son pilares fundamentales para tener relaciones sanas y plenas. Esperamos que os haya gustado el artículo y nos vemos en el siguiente.

Y recordad: esto es mucho más que sexo.

Abrir chat