Hablemos de… El punto P

¡Hola a todas y todos! Nos vemos una semana más, espero que estéis todos bien. Yo personalmente estaba deseando que llegase el frío y estos días me están dando la vida. Bueno, hoy os traigo un tema que es un poco tabú para muchos hombres y es una verdadera lástima. Hoy hablaremos del punto P, que para quien no sepa muy bien de qué hablo, digamos que es el equivalente al punto G de las mujeres pero en los hombres. ¿Preparados para saber más sobre esto? ¡Empecemos!


Vale, lo primero será aclarar qué es el punto P, dónde se encuentra y para qué sirve.

¿Qué es el punto P? Esta pregunta se la hacen muchas personas, pues es uno de los grandes desconocidos (desgraciadamente) en el mundo del sexo. El punto P es una zona erógena del cuerpo de los hombres que les aporta mucho placer durante el sexo. Se le llama punto P porque hace referencia a la próstata.

¿Qué es la próstata? Aún a día de hoy, hay gente que no sabe qué es, para qué sirve ni dónde se ubica. Pues bien, la próstata es una glándula del tamaño de una avellana o una castaña que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. Es la encargada de producir el líquido por el cual salen los espermatozoides.

Ahora ya sabemos más o menos que son el punto P y la próstata (que por si hay dudas, sí, son la misma cosa). Pero ¿dónde se encuentra? Pues bien, una imagen vale más que mil palabras.

¿Por qué causa tanto placer? Bien, esto es debido a la gran cantidad de terminaciones nerviosas que tiene y su gran sensibilidad al tacto. También cabe decir que, al estar relacionado directamente con la producción de semen, una caricia en este punto puede provocar sensacinoes eyaculatorias sin necesidad de eyaculación y se pueden llegar a tener multiorgasmos, algo que muchos pensaban que solo podían tenerlo las mujeres y personas con vagina.

Y ahora, la gran pregunta: ¿cómo lo estimulamos? Hay dos formas de estimular el punto P:

  • Forma indirecta: esta es la forma por la que pueden optar los más tímidos o menos arriesgados. Se trata de masajear y presionar suavemente la zona del perineo, zona entre los testículos y el esfínter anal. Se puede también acariciar la parte externa del ano, que también resulta muy agradable y estimulante. Si bien esta forma no ofrece todo lo que puede dar el punto P, los resultados son también muy placenteros gracias a la conexión con el punto P y las terminaciones nerviosas.
  • Forma directa: esta forma es la más placentera pero más rechazada, pues consiste en estimular la próstata directamente desde el interior del recto. Ya sea con un dedo o con un juguete, con la ayuda de un lubricante para facilitar la introducción, se debe masajear directamente la próstata para ofrecer un placer intenso. Pero tened cuidado, porque al ser un punto con muchas terminaciones nerviosas en muy sensible, por lo que no vayáis muy rápido ni presionéis muy fuerte, podríais hacer o haceros daño.

Este tema ha sido siempre un tema tabú para muchos hombres. Muchos porque no conocen de la existencia de esto, pero muchos otros porque se cierran en banda a todo lo que sea estimulación anal. Hay muchos hombres que este tipo de estimulación les afectará en su hombría, que serán menos hombres o menos heterosexuales. Y eso no son más que una sarta de tonterías, prejuicios e ideas impuestas desde una mentalidad cerrada, del pleistoceno y muy antigua.

Lo que no saben es que la estimulación del punto P puede ofrecer unos orgasmos mayores, mucho más intensos y placenteros. Si las mujeres y personas con vagina tienen el punto G que tantos hombres y personas con pene envidian, deben saber que ellos tienen el punto P que es su equivalente.

Pero si bien este es un problema muy grande, hay otro más: mujeres pueden sentirse incómodas con este tipo de prácticas y por eso no las realizan. Pero hoy en día hay una solución a este último problema: los juguetes sexuales. Hay gran variedad de juguetes y podemos encontrar muchos para la estimulación anal y de punto P, ¡atreveos a investigar y experimentar, no os arrepentiréis!

Y hasta aquí el post de hoy, hablando un poco de una de las zonas más brutales para el orgasmo masculino. Atreveos a experimentar, a explorar vuestro cuerpo, porque encontraréis el placer en muchos sitios diferentes. Y quitaos los tabúes y los miedos. Porque esto es mucho más que sexo. ¡Nos vemos la semana que viene!

Abrir chat